Cuando hablo de cómo eran mis vestidos de novia todo el mundo me pregunta; ¿te resultó complicado decidirte? Y mi respuesta siempre es; NO.

Desde pequeña imaginé mis vestidos, y hablo en plural porque siempre pensé que uno era poco para lo que solo va a ocurrir una vez en la vida. Recuerdo la boda de mi tía, iba de rosa con muchísimo tul, de esto hace veinte años, lo cual significa que el tul no estaba tan quemado como ahora, en fin, me quedé con aquella imagen de princesa total. Luego llegó mi comunión, mi madre y mi tía me hicieron un vestido corto a la altura de rodilla con capas y capas de tul celeste en el interior. Todas las otras niñas iban de largo y yo no paraba de dar vueltas por la iglesia para ver como se levantaba la falta.

carla hinojosa boda

Era pues bastante obvio para la gente que me conoce adivinar que luciría un vestido de princesa como primer vestido, eso si, mi condición es que fuese sexy. No me apetecía ir tapada y recatada el día de mi boda, porque no va con mi personalidad. Para el segundo vestido quería transparencias, mangas largas y plumas, pero no sabía como podía quedar un mix de todo esto, ya sabéis que hay una línea muy fina entre lo extremado y lo hortera y no quería cruzarla.

carla hinojosa boda

 

carla hinojosa boda

Con todo esto me puse en manos de una experta en novias, Piluka de Echegaray, una gran estilista y personal shopper de Barcelona. Ella escuchó mis ideas y me propuso a los mejores diseñadores nupciales para llevarlas a cabo. Visitamos juntas varias firmas y al llegar al taller de Jesús Peiró, sentí algo que no había sentido en los anteriores, no vi el vestido de mis sueños pero supe que sabrían crearlo. Conocí a Merche, la diseñadora de la firma, ella me enseñó todos los rincones de del lugar, me explicó todos los vestidos, los tejidos, sus ideas, su trayectoria.. todo, y lo hizo de una manera que me llegó al corazón y me emocionó, hablaba con pasión hacia su trabajo, eso es lo que yo he vivido en casa y me sentí identificada en todo. Se respiraba un saber hacer entre todo el equipo y una complicidad casi familiar que hizo que en ese mismo momento me imaginase vistiendo Jesús Peiró en mi boda.

carla hinojosa boda
carla hinojosa boda

A Partir de ese momento empezamos a diseñar los dos vestidos, empezando por la elección de las telas, jamás había visto un tul igual, una seda tal maravillosa, un bordado en dorado tan bonito y unas boas tan voluminosas. Fue un sueño crear de cero aquellos dos vestidos, ir cada semana al taller y ver como todo el equipo se volcó en ello, Merche siempre positiva, viendo siempre fáciles mi ideas y sin ponerme ningún problema, yo le pedía más tul cada semana y ella lo ponía, todo le parecía bien y cuando tenía que pararme lo hacía y siempre tenía razón. Cada miembro del equipo ocupaba de algo, fue precioso cuando Jairo seleccionaba uno por uno los cristales que iban en la parte de arriba de mi primer vestido y como Fe colocaba estratégicamente sobre mi cuerpo las flores doradas del segundo. Merche siempre con buenas palabras, siempre calmada y apoyando cada proceso. Y Piluka, aconsejándome y ayudándome a juntar de forma correcta mis ideas, por un problema de salud familiar mi madre y mi tía, las dos personas con las que siempre imaginé que viviría este proceso, no pudieron acompañarme y Piluka hizo que en ningún momento me faltasen. Ella hizo de madre durante esos meses y su dedicación y cariño sin apenas conocerme en ese momento de mi vida fueron clave para ayudarme a tirar hacia delante con la misma fuerza que lo hubiese hecho si ellas hubiesen estado.

carla hinojosa boda
carla hinojosa boda

Lo más bonito de todo, lo que me llevo de todo esto, a parte de dos vestidos divinos que ni yo misma fui capaz de imaginar, es el haber conocido y el haber trabajado con todo este equipo de personas maravillosas, siempre he creído en el destino y creo que el conocer a Piluka en un momento duro, el que ella me llevase a Jesús Peiró, el que mi corazón me guiase a elegirles… Fue el destino, tenía que ser así, tenía que conocer a Piluka y aprender de ella, me llevo a una amiga incondicional y una persona magnifica que me quiere y me acepta tal y como soy, tenía que vestir de Jesús Peiró y aún sin conocerles tanto como a otros diseñadores ir con dos vestidos que escogería miles de veces más y de los cuales no he visto nada ni parecido.

carla hinojosa boda
carla hinojosa boda

Aquí os dejo los bocetos hechos por Merche y la descripción de ambos vestidos.

NUVOLA


Son un total de 17 faldas las que, formadas por más de 80 metros de tul de seda en varios matices de blanco y estructurados por 100 metros de crinolina, crean el volumen en filigrana que simula el vaivén de las nubes. Coronado por un cuerpo en chantilly francés, en un exclusivo motivo de confetti, y rodeado de pequeños drapeados de tul, que “les petites mains” de nuestro taller, durante más de 35 horas, trabajaron y bordaron en degradé con 140 cristales de Swarovski en talla oval, desvelando así un brillo como tocado por el sol.


SERATA

Es en Cardano al Campo, cerca de Milán, donde uno de los mejores bordadores de Italia obró para nosotros el milagro: 226.688 metros de hilo de seda, viscosa y lúrex de oro, trabajado con motivos de flores y hojas que se deslizan hacia una abertura lateral subrayada por un total de 10 boas de plumas de avestruz, seleccionadas a mano y sometidas a un proceso previo de despigmentación y teñido al avorio, y posteriormente cosidas una a una. Todo un proceso de 4 días que, sumados al esfuerzo de nuestras costureras durante más de 45 horas, dan forma a esta pieza que hace que deseemos que la noche no termine nunca.


Gracias de todo corazón a todo quien tuvo algo que ver en la creación de estas dos obras de arte. Gracias por hacerme sentir la más guapa del mundo. Gracias por hacerme sentir yo misma y respetar mi esencia, por las horas dedicadas, el gran trabajo de un gran equipo y la confianza en mi. Gracias por que nadie lo hubiese hecho mejor que vosotros.

Carla Hinojosa | Official website

Pin It on Pinterest