En cinco días me caso. Lo estoy escribiendo y no me lo puedo creer…no me puedo creer que mi deseo esté tan cerca de hacerse realidad, la boda con la que siempre he soñado con el hombre que ni me atrevía a soñar…pero bueno hoy no voy a hablar sobre ese día que aún está por llegar ni sobre mi historia con Edgar…eso más adelante. Hoy os quiero contar cómo fue mi Bridal Party porque si todo forma parte de un sueño mis amigas también.

Os pongo en situación y os adelanto que me enrollo un montón así que ir a por algo de beber. No hay nadie fuera de mi familia que me conozca mejor que Cuca, ella es mi mejor amiga (la alta que siempre está conmigo) y sabe a la perfección lo que espero de cada momento. Por este motivo le tocó organizar mi Bridal Party, yo me esperaba una despedida de soltera en la playa con mis más íntimos y un plan muy tranquilo pero nunca algo como lo que me hizo, ni siquiera me pasó por la cabeza la idea de montar una Bridal Party aunque una vez me vi allí no podía estar más en mi salsa.

Fue el jueves 1 de junio, yo llegaba de Madrid esa mañana porque la noche anterior asistí al desfile de Massimo Dutti que tuvo lugar en la capital. Dormí poquísimo, a las 8 de la mañana salía el AVE hacia Barcelona y al llegar tenía que ir a la peluquería porque al día siguiente de madrugada me iba a Formentera. Salí de la peluquería tardísimo y Cuca me había dicho que a las 5 tenía que recogerla para ir a un evento. Conseguí llegar, me esperé en doble fila en pleno Aribau a que ella bajase, imaginaros mi enfado después de haber corrido tanto y ahora tener que esperarla. Al aparecer me obliga a bajarme de mi coche y me dice que conduce ella, me siento de copi, me entrega una bolsa enorme de Brillant y me dice que me ponga lo que hay dentro. Ahí ya me cambia el humor claro… había un vestido pijamero azul marino largo hasta los pies, un bolso y complementos preciosos hechos expresamente para mi y para ese día.

Ya al volante y de camino a no se donde (por que aún no me decía el destino), empezaron a caer cuatro gotas, se empezó a poner nerviosa y a mandar whatsapps, imaginaros mi cara viendo a Cuca histérica, conduciendo mi coche, mirando al móvil y sin saber donde íbamos… a cierto punto sale en la salida de Caldetes, allí vive su madre con lo cual imaginé que iríamos a hacer algo a casa de su madre, o que allí me tenía preparada una sorpresa, vete tu a saber. Aparcó el coche justo en la playa, ya no llovía, me llevó andando hacia la orilla y ya en el fondo vi un grupo de chicas y un camión de 21 de Marzo, catering que me encanta, y esa es la visión que tengo en la cabeza de cuando llegamos.

De camino a las chicas, que ya vi que eran mis amigas, nos seguía una fotógrafa, Cuca me dijo que era Raquel Benito. Hace meses, cuando empecé a organizar la boda, contacté con Raquel Benito, está especializada en fotografía de bodas y su estilo me encanta, verla allí fotografiándome con mis amigas fue increíble, la misma sensación de cuando era pequeña y veía a un famoso, eso es lo que sentí al verla, me puse nerviosa y creo que fue lo que más me emocionó. El que mis amigas lo supiesen y la cogiesen para ese día solo por la ilusión que me iba a hacer a mi.

Ya en la arena y a medida que me iba acercando a ellas casi ni las vi, el montaje de 21 de Marzo en la playa era tan bonito que no podía dejar de míralo. Montaron una merienda en la orilla del mar, nos sentamos en unos cojines de Calma House enormes de colores claros pero todos distintos en tamaño y forma, Options puso el mobiliario, mesas bajitas de madera clara y una vajilla preciosa que con la luz del atardecer aún cobraba más magia. Evidentemente el catering de 21 de Marzo estaba delicioso, las chicas se peleaban por los donuts de colores y yo creo que me comí por lo menos seis flautines de brie… Y lo mejor de todo fue la compañía; amigas de siempre y amigas de no hace mucho pero todas importantes para mi y todas felices de acompañarme en esta nueva etapa de mi vida.

Nunca me había imaginado el vivir algo así y quiero dar las gracias a todos los que lo hicieron posible porque me quedará guardado en la memoria toda la vida y por si me olvido, mi querida Raquel Benito lo plasmó de la mejor manera posible. Aquí os dejo una pequeña selección de las cientos de fotos que hizo, y el enlace a la publicaciones que hicieron VOGUE y NOVIAS para que vosotras también podáis sorprender a vuestras amigas y no dejarlas indiferente con una fiesta preboda distinta.

Fotografías by Raquel Benito ©

Carla Hinojosa | Official website

Pin It on Pinterest